jueves, noviembre 18

Otro clavo más en el ataud de las certezas….

Lo Ominoso nunca descansa, disfruta de cada ocasión que se le presenta para sembrar el desasosiego, la zozobra, la angustia… Una de sus fechorías favoritas consiste en desestabilizar el frágil equilibrio emocional de la humanidad, como buena amenaza lovecraftiana, aniquilando cualquier tipo de certidumbre que nos pudiera aportar paz mental en un mundo abocado a la entropía.

Aunque a menudo procuro vestir una máscara de cinismo, mi verdadero interior es tierno como una pera pocha, susceptible por tanto a los ataques de Lo Ominoso. Varios de esos negros hitos jalonan el camino de mis años…

1985, Televisión Española emite por primera vez “David el gnomo”. Recuerdo nítidamente la voz en off que, al final de cada episodio, te anunciaba qué aventura iba a vivir David la siguiente semana. Qué insidiosa, qué cínicamente se filtró Lo Ominoso en las palabras de aquella voz de abuelo: “Algo maravilloso le va a suceder a nuestros amigos”… Sin destriparos el final, sólo diré que en aquel episodio se perdió mi certeza de que, al menos, los personajes de dibujos animados eran inmortales.

1994, segundo año de carrera, asignatura: botánica. La revelación devastadora: LAS MARGARITAS NO SON FLORES, SON INFLORESCENCIAS!!! Ay, dolor… ¿qué sentiría el primer humano en comprender que el Sol no giraba en torno a la Tierra?

2010, nueva gramática castellana: “Sólo” ya no llevará tilde cuando equivalga a “solamente”…Mejor arrancadme un ojo, vale? Que vomitiva cesión ante la infracultura del sms… con el énfasis del que se le priva a la palabra al quitarle la tilde, me daría lo mismo sustituir “sólo” por “ploz” o cualquier otra interjección que sugiera vacío mental. Ah, y recordad, ahora la “y griega” se llama “ye”… el otro ojo lo necesito, eh!

2010 bis. Ahora sí. La puntilla. Armagedón, Ragnarok y la final de Gran Hermano todo junto…los días que me quedan los viviré como la sombra de un hombre…

¡HAN QUITADO AL TRICERATOPS!



Ya te estás bajando, He-Man! Han quitado al triceratops!!

Triceratops…triceratopsito…por qué?…La Santísima Trinidad Reptiliana que todo niño normal (vamos, como yo) se sabía de memoria cuando su edad aún se podía escribir con un dígito: Triceratops.Tiranosaurio.Brontosaurio…
Primero, le cambiaron el nombre al brontosaurio; que sonaba majestuoso, retumbante, por el de apatosaurio, sobre el que no considero necesario pronunciarme.
Consiguieron destruir la imagen del tiranosaurio, y transformarlo de depredador supremo y rey de su mundo, en un mezquino carroñero bracicorto.

Sólo resistía triceratops, que no por casualidad me observa desde una maceta junto a mi ordenador mientras escribo esto. Resistía hasta hace nada, en que se ha dictaminado que “Triceratops es, de hecho, una fase juvenil de Torosaurus”.
Torosaurus… un nombre que parece puesto por Ibáñez. Lo conocía, un dinosaurio con una cresta parecida a la del triceratops, pero muuucho más grande, ridículamente grande, como la peineta de una folclórica, o de Carmen Polo.

Entre lo de toro, y lo de la peineta, parece todo parte de la trama por la que recientemente se ha declarado al flamenco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad…los Illuminati están en todo.
Poco queda ya por añadir, dejemos que The Doors verbalicen mis sentimientos...



BESO

viernes, julio 9

Descontextualizándome

Una larga ausencia; un retorno a los días de estudiante, pero siendo ya demasiado mayor, me ha dejado en un estado de semi-atontamiento. Y fofez. Las recientes restricciones de Internet en el trabajo tampoco han ayudado mucho a la hora de estimularme mentalmente; uno divaga y vuelve al pasado.


Las cosas que uno ha conocido toda su vida, las que da por sentado, cuando se las examina desde una perspectiva externa pueden adquirir una distinta luz.

A mi madre le cantaba mi abuela, y a mis hermanas y a mí nos cantaba mi madre, las “típicas” canciones para dormir/entretener a los niños.
Ahora se las cantan a Hugo y Guille.

Todo lo que sigue es verídico:

Para niños muy, muy pequeños, tenemos la de la mutante lisiada…

E-a, e-a, la niña de la alde-a;

que tiene doce pa-tas;

ninguna la mene-a

(REPETIR TANTAS VECES COMO SEA NECESARIO MiENTRAS SE MECE AL INFANTE HASTA LOGRAR LA INCONSCIENCIA DE ESTE ÚLTIMO)

Con niños un poco más crecidos está la canción espeluznante, que siempre hay que cantar usando el mismo tonito que las niñas de la canción de Freddy en Pesadilla en Elm Street, ahuecando la voz al llegar al final.

Eeeera, caperuciiiita, la más pequeeeeeña, de mis amiiiiiiiigas

¿A dónde vas?

Al viejo bo-os-queeee

se fue a por le-e-ñaaaa

por leña seeeecaaaa

para el hogaaaar

De eeeellaaaa, sólo encontraaaaron, sus zapati-i-toooos

Cuentan que un looooboooo SE LA COMIÓ……………..


Y para niños más mayores, una canción de las de la siempre recurrente posguerra, para desarrollo psicomotor, dando palmas al compás, con dos ritmos diferentes.

(ANDANTE)
En el barraaanco del lo-o-boooo (una, dos y tres)

Haaay una fuenteee que ma-a-naaa (una, dos y tres)

Sangre de looos es-paño-oleees (una, dos y tres)

Queee murierooon por Espa-a-ñaaaa (una, dos y tres)

(ALLEGRO)
Pobre-ci-ta madre
Cuanto llo-rará
Al ver que sus hijos
A la gue-rra van.

Me resulta todo un reto encontrar una imagen que acompañe a esas composiciones, y sé que no lo estoy resolviendo con éxito al ofreceros otra de las piezas con las que el señor Taiwa Stogers publicita los estrenos del cine itinerante ghanés; pero creo que por lo menos, despierta un sentimiento perecido; un “pero qué leches….??”





BESO

martes, mayo 18

Sutiles diferencias


Cuando empecé a trabajar en mi actual empleo (desde el que escribo esto ahora mismo, pero que no trascienda) una de las cosas que me hicieron percibir sutiles diferencias, no sé si generacionales; que un poco sí; o, lo que se aproximaría más a la poliédrica verdad, fundamentales, entre mi persona y mis variopintos compañeros de trabajo era la mucho mayor gracia que les hacía a ellos cierta tira cómica que aparecía (aparece?) en el diario ADN.


(Inciso reflexivo-gafapástico/nota mental antes de continuar: Hay que ver lo muy de oración subordinada que soy. Contradictorio, creo yo, con mi presunta y cada vez más remota formación en ciencias; y contraproducente, me parece, con mis aspiraciones respecto a la enseñanza del Inglés)

El caso es que las tiras en cuestión me provocaban una significativa indiferencia, que después de visitar la web de ADN y leer la “declaración de principios” de los autores ha virado levemente hacia lo negativo. Sin entrar en detalles, parecería, por la soberbia y (aunque me molesta usar esta palabra comodín) modernez del planteamiento, que por lo visto los seguidores de la tira han de hacer suyo, que los que lo escriben sean los Pereza.(Aquí interviene una de mis muy personales máximas vitales: LA GENTE CON GAFAS DE AVIADOR NO ES DE FIAR).
(Y no, no dejo de ser consciente de que a mí soberbia me sobra, pero, modernez?,NO HIJA, NO!! (adiós, Ozores)).

Por el contrario, encuentro revelador lo mucho que me río cada vez que leo alguna de las historietas de La Parejita que desde hace ya bastantes años publica Manel Fontdevila en El Jueves.



Como leí en alguna historieta de Astérix: “hilarante, francamente hilarante!!”

La lectura ominosa de todo esto es que acabaré riéndome con matrimoniadas?
Crom, dame fuerzas…

En fin, ahora podría poner el I don’t wanna grow up de los Ramones, pero es que esta me gusta más

BESO

viernes, mayo 14

¿Será glandular?

Como es un hecho conocido que el que miente va al Infierno, y segurísimo que allí la gente es dequeísta y sólo suena reggaeton, procuro faltar a la verdad lo menos posible. Así que, para que no sea una mentira cada vez que marco la casillita de “hace deporte con regularidad” de las revisiones médicas, me obligo periódicamente, (digamos con la regularidad de una función sen(x)), a ponerme las playeras y salir a correr por las aún semi vírgenes estepas asfaltadas de Vallecas.
Pero últimamente me encuentro con un fenómeno inexplicable; yo, que era poco menos que un Hércules, una gacela humana, un salmón bípedo e infatigable, me encuentro ahora que tras apenas diez minutos de correteo el aire quema y huele sospechosamente a sangre, me tiemblan los ojos, se me nublan las rodillas e invisibles agujas de hielo se clavan en mis gónadas… cosas que me darían igual a cambio de que durante todo el día no me acompañara esta sensación de estar hecho de masa de pan sin cocer.
Bueno, y lo del pelo.

El Oso Ominoso, siempre presto a ayudar, me suele mirar con sus pupilas de un milímetro y comentar así, como casualmente, la triste historia de Jabba, sin duda digna del programa “Gente”.

En el pasado he hablado de los delirantes cómics de Star Wars que sacó Marvel en los setenta, en los que, teóricamente con el beneplácito de George Lucas, los guionistas que más lo petaban en el momento (Roy Thomas, Chris Claremont…) se inventaban aventuras paralelas que transcurrían entre peli y peli. Quienes lo leyeran en su día contaron, además, con una ventaja que los demás no hemos podido disfrutar hasta que no hemos visto el DVD Extra Special collectors Edition
de La Guerra de las Galaxias, con escenas que en su día se filmaron y nunca acabaron apareciendo en el montaje final.

Como esta



donde Han Solo, después de conocer a Luke, se encuentra con Jabba en el garage del Halcón Milenario. Después Lucas decidió que quería que Jabba fuera alguna clase de alienígena en vez de un señor bajito, y la escena no salió.

En el cómic no había las limitaciones que tenían los del cine, así que la escena sale y la protagoniza un ser amarillo con cara de foca, pero de porte casi atlético y donoso.






Los responsables, Howard Chaikin y Steve Liahoha

La cosa no termina aquí; una vez concluida la primera peli, y mientras se esperaba al estreno de El Imperio Contraataca, Jabba reaparece aún más dinámico, un hombre de acción e irónico, a lo Mel Gibson en Arma Letal, al lápiz de Carmine Infantino.








Cuando, años después, El retorno del Jedi llegó a los cines, Marvel misteriosamente prescindió de adaptarla al cómic, y la colección continuó al siguiente número con la típica viñeta en que Luke piensa para sí “Hay qué ver, parece que fue ayer cuando salvamos a Han Solo, murió Yoda, descubro que Leia es mi hermana, mi padre se vuelve bueno, matamos al emperador y salvamos la galaxia…”

Fueron problemas de copyright, o es que Marvel consideró que no podría justificar jamás cómo su versión de Jabba se acababa convirtiendo en esto?



Qué poca visión, les hubiera bastado con decir que Jabba ERA PADRE.

BESO

miércoles, mayo 12

Afila tu hacha, Crom!!

Ayer me enteré de que se acababa de morir a los ochenta y dos años Frank Frazetta, un Artista con mayúsculas,un verdadero maestro, de los que crean un estilo propio y sirven de inspiración a literalmente otros miles, pasados, presentes y futuros.
En sus pinturas siempre había pasión, poder y belleza; ¿fantasías machistas masturbatorias de eterno adolescente, como exigiría el pensamiento políticamente correcto actual, o reivindicación romántica de lo primitivo, lo natural, lo esencial? Antes de emitir una respuesta en voz alta, recordad que el Ministerio de Igualdad (a mí me parece un nombre salido de 1984) quiere crear (… o lo habrá hecho ya?) la figura del policía del pensamien…uy, no, del inspector de igualdad, con PODERES PUNITIVOS.

Frazetta era un artista, pero también un artesano; vivía de ello. Pintaba como quien hace churros, y no exagero; muchas de sus obras las hacía en un día o dos, siendo como eran encargos de posters para películas, portadas de libros, de revistas…
Mi absolutamente favorita pintura suya, "Catgirl", estaba pensada como portada para una revista de la editorial Warren (Creepy, Eerie). No sé si es porque eran los ochenta, o simplemente porque es Estados Unidos, pero fue juzgada inadecuada para exhibirse en los quioscos. (Y sí, a los seguidores habituales de forocoches y la FHM les puede sorprender el descubrir que también las mujeres tienen pelo ahí).



Así que tuvo que rediseñarla. Una rubia (porque para los anglosajones las morenas siempre parecéis más lascivas, usad sabiamente este dato) con la piel azul, un bikini de leopardo y cananas de colmillos. Vamos, peor.


Esta me parece espectacular, está inspirada en el cuento de Howard “Villanos en la casa”.



Una Cleopatra de mirada violeta y difícil de ignorar, y con unas “asas del amor”, como las llama alguien, las que el nombre les viene que ni pintado.



Por lo visto, cuando Clint Eastwood vio la pintura “Dark Kingdom”



le encargó a Frazetta el póster para su última peli, que aquí se llamó “Ruta suicida”;quería algo que transmitiera la misma sensación.


mmm.. eso significa que la chica hace el papel del esqueleto? La verdad es que bastante sin sangre sí que era.

Hay muchas, muchas, muchas obras de Frazetta excelentes y que podría y debería poner aquí, pero en algún momento hay que parar, no?. Esta es de las últimas que hizo;no era un encargo, le apetecía pintar.



Una pérdida colosal.

Que la Fuerza le acompañe.



miércoles, mayo 5

Tres músicas ominosas


Pobre Lovecraft. Él sólo quería vivir en una mansión victoriana rodeado de gatos, comiendo helados, leyendo libracos y sin posar la vista sobre alguien no anglosajón en toda su vida. Sin duda para él casi todos sus días fueron ominosos, y encima ni siquiera tuvo la decencia estética de suicidarse a los 30 años, como su amigo Howard. Que un tejano tenga más sentido romántico que uno de Providence es una lección sobre lo engañoso de las apariencias.
Pobre Lovecraft, obligado a escribir a máquina como un prosaico oficinista del montón, malviviendo siempre a costa de los cuatro gatos que le leían en su día. Nunca se imaginó que hoy día sus libros se venderían en ediciones de tapa gorda, que Paco Rabal interpretaría al borrachazo de Innsmouth o que, oh, ignominia, aparecerían incluso en forma de juego de rol (siendo un perdedor nato, seguro que esto último le molaría). Lo que seguro que le haría desmayarse de horror es saber la cantidad de veces que se la ha adaptado a un medio tan repugnantemente popular como él cómic. Y eso que, a primera vista, parecería algo muy difícil, teniendo en cuenta que en la mayoría de sus cuentos no había ni una sola línea de diálogo, y que el ochenta por ciento de los adjetivos que utilizaba eran del tipo “indescriptible”, “innombrable”, “indefinible” y similares.

Hoy traigo dos versiones diferentes de uno de mis cuentos más queridos de Lovecraft. El hecho de que haya sido versionado dos (que yo sepa) veces supongo que significa que no soy muy original, lo cual no deja de deprimirme. Aún así, en la historia hay un algo de romántico a lo Edgar Allan Poe, y un otro algo aún más críptico de lo normal para lo que es Lovecraft, que la hace mantenerse a un ladito de el resto de su obra.

La primera versión,(o más bien adaptación, porque es bastante fiel a la historia original) que os pondré es de otro tejano que es una leyenda viviente, Richard Corben, que está que no para, a sus sesenta y pico ya. Corben tiene un talento para lo extremo, tanto para la belleza como para lo grotesco (mirad la maravillosa cara del casero), y no es ésta la primera historia de Lovecraft que adapta. Capta a la perfección el ambiente sucio y angustioso del relato, y, aunque pueda parecer poco importante, tiene una habilidad para acojonar usando las onomatopeyas que no he visto en ningún otro autor.

La Música de Erich Zann.





Más o menos al mismo tiempo el uruguayo Hernán Rodríguez publicó esta otra versión, un poco más libre pero perfectamente fiel al espíritu. Aunque en el relato original desconocemos el género del narrador, conociendo a Lovecraft me apuesto la mano de hacer pis a que no era una mujer. Su estilo es completamente distinto al de Corben; tiene un algo de cómic de aficionado hecho a boli Bic, pero al mismo tiempo, cuando retrata los mundos extradimensionales de Lovecraft lo hace con un estilo casi Art Decó, nada que ver con las viscosidades típicas a las que prácticamente el resto de los autores recurren y que, cuando lo piensas, contemporáneamente debía de ser lo rodeaba a Lovecraft en su época, y lo que le inspiraría.










Como esta entrada ha versado sobre músicas y horrores de más allá de éste universo, aquí os dejo otra pieza capaz de arrastrar tu cordura a las fauces babeantes de la demencia

BESO

viernes, abril 30

Muertes que me traumaron (2)



Hay dos cómics que, cuando pienso en el efecto que podrían haber tenido en mi devenir personal, me considero afortunado de haber leído una vez dejada atrás mi adolescencia. Hablo de Sandman y de El Cuervo, y aún prefiriendo al primero como cómic, en este caso hubiera actuado únicamente de refuerzo estético del segundo. Sandman y El Cuervo guardan un parecido físico importante, y una melancolía más o menos acentuada, que no me hubiera sorprendido si lo hubiera adoptado como pose para ir por la vida un quinceañero empanao.
Qué mal lo iba a pasar, bajo este maldito sol ibérico del que cada vez es más difícil escapar, siempre vistiendo de negro. Y mi graciosísima facilidad para producir mi propio peso en sudor una vez que sobrepasamos los 20Cº me iba a arruinar a base de rimmel y maquillaje blanco. Y es que yo luzco mejor en el entretiempo; el (cada vez menor) frío invernal me obliga a abrigarme en exceso y a transpirar con intensidad merovingia, y el achicharrante calor veraniego no me deja más opción que reducir mi ropa al mínimo, haciendo lamentablemente patentes mis mediocridades físicas. Con camiseta y americana, sin embargo, conseguiría un equilibrio óptimo entre confort térmico y adecentamiento de la figura; pero, ay, la biogeografía no lo pone fácil, no, en absoluto….

(pese a todo, y me recuerdo a diario, JAVI:2 – DARWIN:0)

Aunque Sandman me parezca un mejor tebeo, El Cuervo tiene un mérito especial. James O’ Barr se lo guisa y se lo come él solito, sin ayuda de dibujantes, entintadores, ni rotuladores ( que no me refiero a los Pelikan, es que hay señores (y señoras, perdón, Ministra) que como tienen letra bonita se dedican a escribir los textos en los cómics, sobre todo en los de fabricación industrial). Hay muchos dibujantes mejores, en el cómic hay viñetas bastante chapuceras, pero el caso es que representan exactamente lo que el autor quería, algo que nunca se puede lograr del todo cuando se encarga otro del dibujo. Teniendo en cuenta que lo escribió a raíz de la muerte de su novia por un conductor borracho, y del asesinato de una pareja por un anillo de 20 dólares, se puede comprender mejor lo irregular del dibujo, y lo extremo y melodramático de los diálogos.

Cuando lo empecé a leer ya había visto la peli, sabía cual era la historia, y además, el propio tebeo lo desvela enseguida. Luego, astutamente intercala durante los capítulos siguientes empalagosos flashbacks de felicidad perejil, para que lo que está por venir resulte más doloroso. La muerte de Eric y su novia a manos de unos quinquis tira de todos los resortes del miedo “razonable”, del que nos inculcan en casa; que ahí fuera hay gente muy mala.




No sé si es cosa mía, pero existe otro cómic posterior, manga para más señas, llamado Berserk, donde me encuentro una escena con bastantes similitudes: El chico indefenso ve cómo a su chica le hacen de todo, mientras su propia sangre le va cegando…

.


Estos japoneses...
**BONUS TRACK**

Recuperando una muerte del 4 de diciembre!


Y, en la imagen del día, una nueva edición de la macabra sección…
… “MUERTES QUE ME TRAUMARON…” Hoy presentamos a Francois Bourgeon y el tomo 1 de “Los pasajeros del viento” Evidentemente,
se aproximan SPOILERS, avisados quedáis. De Bourgeon y su conocimiento enciclopédico ya he hablado antes y volveré a hablar, hoy toca hablar de…



…Quien muere esta vez es …¿Inés?¿Isa?, bueno, en esa duda está el quid de la historia. Baste saber que es la cargante amiga de la prota, un personaje al que no se echa de menos nada cuando desaparece, pero que de todas formas me hizo sentir muy incómodo…Despanzurrada por un cañón, esa cara tan blanca, esa sangre tan roja. ..
Un detalle, esto está sacado de la nueva edición, mejor encuadernada pero peor traducida que la antigua. He escaneado esta por no cargarme los viejos tomos, que van para 20 años de edad, pero hay cosas que me duelen…
Citando de memoria, donde aquí dice:

-“Duele mucho”

En la antigua edición ponía:

-“Hace daño, sabes?”

Que me parece que reflejaba mejor el infantilismo/ñoñería que tenía el personaje.


Hemos empezado hablando de cuervos, pero al fin y al cabo es viernes, así que vamos a combinar las dos cosas:



The Black Crowes

Hard to handle

BESO